Menú

El ciberacoso, un delito carcelable

EL CRONISTA

En estas las últimas semanas se está debatiendo en la Cámara de Diputados la aprobación de una ley de ciberacoso, o grooming, que contempla penas de entre seis meses y cuatro años de prisión para quienes contacten a un menor a través de un medio electrónico con intención de cualquier tipo de abuso. Esta inciativa ya cuenta con la aprobación del Senado de la Nación. ciberacoso

Para no entrar en cuestiones técnicas y legislativas, el mensaje central que me gustaría transmitirle al lector en esta materia es llano, simple y contundente. Toda ley que pene este tipo de acciones siempre es positiva para la sociedad y para nuestros hijos y nietos; pero también es muy importante prepararlos para ‘salir‘ a la calle, y tratar de evitar o prevenir este tipo desituaciones tan lamentables.

La tecnología abrió nuevos canales de comunicación que posibilitan formas de interacción impensables hace unos años. Sin embargo, en la medida en que alguien pueda acceder a un celular, una computadora o algún dispositivo móvil como una tablet, también está expuesto a nuevos riesgos. 

El uso de Internet también nos exige estar atentos para proteger a nuestros hijos y combatir eventuales engaños que puedan llevar a situaciones de riesgo, como el acoso o abuso sexual y la trata de personas.


Antes que nada, es importante que tengas en cuenta que la educación sexual de los chicos y que puedan hablar cómodamente del tema con sus padres ayudará a resguardar su salud física y emocional de comportamientos maliciosos o abusivos por parte de extraños.

Los mensajes de carácter sexual que algunas personas usan para intimidar, incomodar o despreciar a otra persona constituyen un acto de acoso sexual. No creas que esto sólo le puede ocurrir a las chicas más jóvenes; los varones y las personas adultas también pueden ser blanco de estas agresiones sexuales.

El ciberacoso sexual, es decir, el acoso sexual a través de Internet, puede hacer referencia al físico o a la orientación sexual de una persona, y también puede incluir la difusión de rumores ofensivos con connotación sexual. Esta forma de hostigamiento abarca comportamientos como la publicación de chistes o comentarios de contenido sexual sobre alguien, la difusión de rumores y el envío de mensajes con contenido sexual explícito, y la publicación en Internet de fotos o videos inapropiados sobre una persona.

Aconsejale a tus hijos que tengan mucho cuidado con las ofertas de empleo excesivamente beneficiosas y con las convocatorias de modelos por Internet. En muchos casos se trata de empresas falsas o de agencias que son una puerta de entrada al negocio de trata de personas y que utilizan estos mecanismos como forma de reclutamiento.

Y para finalizar, algunos consejos útiles para evitar o prevenir que sucedan estas cosas:
- Si frecuentás a alguien o te gusta una persona, no permitas que te presione para que le envíes imágenes tuyas de contenido sexual explícito ni que te haga comentarios groseros u ofensivos.
- Ante una situación de acoso sexual, exigile a esa persona que deje de hacerlo. Si la situación se mantiene, puede ser útil llevar un registro de los incidentes con fechas y una breve descripción, y conservar textos, fotos o videos porque en algún momento podrías necesitarlos como pruebas del acoso.
- Si sos menor y te encontráS en una situación incómoda, hablá de inmediato con un adulto de confianza, como tus padres, un familiar o un profesor.
- Si sos testigo de un hecho de este tipo, ayudá a quien sufra el acoso a retirarse del lugar. Es aconsejable no hablar con el acosador para no fomentar su hostigamiento. Acompañá a la víctima a denunciar el episodio donde corresponda y demostrale tu comprensión para que no se sienta responsable.

Para finalizar, espero que la Cámara de Diputados sancione la ley aprobada por el Senado de la Nación hace más de un año y medio, y que este proyecto no vuelva a quedar cajoneado como ocurrió lamentablemente. La integridad sexual y psicológica de los menores y adolescentes es el bien jurídico protegido: nada más y nada menos.

Suscribite al Newsletter

Formulario de búsqueda