Menú

Bullying: la difícil tarea de que los chicos vayan felices a clases

INOFBAE | 25-09

La mejor noticia que logró hasta ahora el tema del acoso escolar o bullying en la Argentina es sacarse el "velo" de encima que le daba invisibilidad. Además, a partir de la aprobación en el Congreso Nacional de una Ley que establece que el Ministerio de Educación, a través del Consejo Federal de Educación, deberá establecer reglas para prevenir la conflictividad en las escuelas, entre ellas el bullying, la problemática comenzó a formar parte del debate público, aunque aún de manera tibia.
La mejor noticia que logró hasta ahora el tema del acoso escolar o bullying en la Argentina es sacarse el "velo" de encima que le daba invisibilidad. Además, a partir de la aprobación en el Congreso Nacional de una Ley que establece que el Ministerio de Educación, a través del Consejo Federal de Educación, deberá establecer reglas para prevenir la conflictividad en las escuelas, entre ellas el bullying, la problemática comenzó a formar parte del debate público, aunque aún de manera tibia.

Hay consenso entre la comunidad educativa y la sociedad en general acerca de que esta nueva Ley ofrecerá sin duda un marco legal para encarar el tema, pero no es suficiente y alrededor del tema del acoso escolar o bullying los desafíos pendientes son muchos.

Tal vez, ahora, el compromiso más evidente de todos los actores alrededor del tema es encontrar la justa medida a sabiendas de que si todo es bullying, nada es bullying. Esta forma de maltrato psicológico, verbal o físico, producido entre estudiantes de manera sistemática llamada acoso escolar o bullying es un tema hoy de impacto global.

En el caso argentino, entre los desafíos más urgentes están la falta de estadística consolidada que permita diseñar políticas públicas acordes a la realidad; y un compromiso verdadero entre la trilogía social clave que rodea al problema: las escuelas/educadores, los chicos involucrados y los padres. Y también es importante señalar que en el interior del país las modalidades de acoso son más crueles y se dispone de menos información.

Los últimos datos sistematizados y disponibles en la Argentina sobre Bullying son del 2011. Se trató de un estudio sobre más de 6 mil chicos que realizó el Observatorio de la Convivencia Escolar de la Universidad Católica Argentina (UCA), dirigido por el especialista en temas de Educación Alejandro Castro Santander.

Según este estudio, 1 de cada 4 alumnos argentinos entre 10 y 18 años manifestó tenerle miedo a alguno de sus compañeros y 1 de cada 3, entre 12 y 15 años. Entre las conclusiones más relevantes del hasta ahora único estudio hecho en la Argentina podemos señalar:

Frente a la violencia indirecta el 46% dice sufrirla a veces y el 11% mucho.

En las edades más tempranas interviene más lo físico directo y lo verbal, mientras que en el secundario se transforma en indirecto -murmuraciones, amenazas, robos- y lo social -rechazo y aislamiento-, algo muy preocupante ya que la aceptación en el grupo es crucial.

El 32% dice sufrir a veces agresiones físicas y el 62% agresiones verbales. Aunque también hacen autocrítica: el 62% confió haber maltratado a sus compañeros a veces y el 6% continuamente.

Los maestros y padres son los últimos en enterarse del problema. Ante reiterados hechos de violencia, el 57% de los niños se calla y del resto, el 70% se lo comunica a sus amigos, después a los padres y finalmente al docente. Esto hace que se incremente su invisibilidad y sea tan difícil de prevenir.

- El 97% de los docentes manifestó que actualmente existen situaciones de violencia en las escuelas.

- El 37% reconoce sentirse desmotivado con respecto a su tarea docente.

- El 78% cree que las dificultades en el desempeño del trabajo afectan su salud.


La intención y la necesidad de este tipo de estudios es para conocer las características y la magnitud de un fenómeno en este caso social, sobre el que Alejandro Castro Santander se refiere categórico:

"Se trata de un fenómeno al que si no le colocamos el remedio que corresponde, seguirá creciendo, y en este sentido, la nueva Ley está subestimando la violencia escolar, ya que con las acciones que propone no le hace cosquillas. Sirva de ejemplo el comentario de una de sus autoras: "Si un chico le rompió el libro a otro, ese otro debió haber hecho algo". Este es un comentario que, haciendo un esfuerzo, podría ser válido para la mediación, donde hay simetría de poder, pero no podemos emplear la misma lógica ante la violencia donde hay una víctima que debemos proteger".

El peso de la ley

La reciente Ley aprobada por el Congreso Nacional para sancionar la violencia escolar deja en manos del Ministerio de Educación, a través del Consejo Federal de Educación, la reglamentación de la misma. Y seguramente allí aparece el verdadero desafío de la flamante normativa.

La Ley -que surgió consensuada a partir de la iniciativa de la Diputada Nacional Mara Brawer (FPV)- propone como concepto fundamental sancionar la violencia en las escuelas, a través de la "promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad en las instituciones educativas".

¿Cómo seguimos después de la ley?, se pregunta Paola Spátola, abogada y presidente del Centro de Estudios para la Convergencia Ciudadana: "La ley determina claramente que se tiene que generar un instructivo o protocolo de uso para la comunidad educativa; también plantea el tipo de sanciones que se van a aplicar, y la proporción que tiene que existir entre la sanción y el daño causado. La ley es amplia y fija claramente cuál va a ser el ámbito en donde se van a realizar este tipo de discusiones. Ese ámbito será el Consejo Federal de Educación. Recién ahora empieza la puesta en marcha de una acción directa por parte de los Estados (el Nacional y los Provinciales).

Lo más importante es la reglamentación de la ley y eso es lo que está por venir, puntualiza la diputada nacional Cornelia Schmidt-Liermann (PRO). Será importante adaptar el protocolo a las características de la institución. Lo mejor que deja sobre la mesa la ley es que el Estado, educadores y padres trabajemos unidos para poner fin al bullying. Porque estamos frente a una epidemia. Y si no hay una niñez sana, no podemos tener un país sano”, expresó la diputada del PRO.


¿Los maestros afuera?


Una de las objeciones que plantearon los maestros a través de las organizaciones que los representan es que ellos se sintieron afuera de la ley.

Para Spátola, "no creo que los docentes estén afuera de la ley. En todo momento se habla de la comunidad educativa, de los educadores, de la escuela. En todo caso, los que plantean esto, deben querer otro tipo de participación. Los docentes están totalmente integrados. Espero que estén a la altura de las circunstancias que se vienen con esta nueva ley, porque considero que los primeros que niegan el bullying son los maestros. Observo que hay una negación tanto de los maestros como de los directores, exceptuando algunos colegios. "Nos interesa el tema pero nosotros no tenemos ningún caso", esa es la respuesta típica de los docentes. Lo más importante es entender que el acoso escolar existe y que la violencia en los colegios es parte de nuestra sociedad. Lo que tenemos que hacer es ver cómo lo solucionamos, no negarlo como fenómeno social.

Para leer la nota completa

Suscribite al Newsletter

Formulario de búsqueda