Menú

¡Basta de bullying!

15 de agosto - Tiempo Argentino

A qué nos referimos cuando hablamos de bullying? Es un término relativamente nuevo para referirse al acoso escolar, y consiste básicamente en cualquier forma de maltrato físico, verbal o psicológico entre estudiantes.

Bullying

El bullying, que también puede definirse como hostigamiento, matoneo o patoteo escolar, se produce cuando un chico agrede o humilla a un compañero, difunde chismes o rumores, lo lastima físicamente o lo ignora a propósito en público.

Esta situación puede producirse de forma personal o a través de celulares e Internet. Esto suele definirse como "cyber-bullying".

En la Argentina, se calcula que el 15% de los niños y adolescentes está vinculado a casos de acoso escolar, ya sea como agresores o como víctimas. Al menos 240 mil niños y adolescentes argentinos son víctimas del bullying. El 17% de ellos suele faltar a la escuela o el colegio para evitar ese maltrato, otro 10% sufre lesiones graves, y 7% ha intentado suicidarse a causa de la persecución permanente.

¿Qué hacer frente a este escenario, en donde sin importar las clases sociales, nuestros hijos podrían ser víctimas o agresores?
Como en casi todos los ejes de la vida, la prevención es la mejor herramienta. En primer lugar, los padres y la sociedad en su conjunto deberían apostar por una educación democrática y no autoritaria, pero con reglas claras y límites justos. Debemos apelar a la sensatez y la responsabilidad de los medios de comunicación para avanzar en la autorregulación de ciertos contenidos. Esta es la prevención primaria, que constituye el primer dique de contención de los abusos escolares.

En segundo lugar, es necesario acordar en la comunidad educativa (estudiantes, padres, educadores, directivos, empleados y profesionales de apoyo) algunas acciones concretas para motivar un cambio de actitud en los adolescentes, a fin de que sientan la obligación de denunciar los casos de acoso escolar, aunque ellos no sean las víctimas. Una parte esencial de esta prevención secundaria es la formación de los docentes en técnicas de prevención y resolución de este tipo de conflictos.

Ante un caso concreto de bullying, debemos hacer uso de los sistemas de mediación escolar como método de resolución pacífica de disputas. En una negociación de este tipo, el objetivo es llegar a buen puerto sin que haya ganadores y perdedores. Las partes involucradas deben entender que siempre pueden surgir nuevos conflictos, pero también deben saber que en el futuro estarán mejor preparados para manejarlos, incluso sin la presencia de un mediador.

Por último, cuando se produce una situación de maltrato o abuso en el ámbito escolar, es necesario actuar de inmediato y con firmeza. Para ello, sería útil que la escuela o el colegio de tus hijos contara con un plan de acción acordado de antemano, que involucre a la comunidad educativa y a las familias de todos los alumnos, con el apoyo de especialistas como trabajadores sociales y psicólogos.

Este plan debería estar orientado a desarrollar mecanismos de ayuda para todos los afectados (la víctima, el atacante, los testigos, y sus respectivos entornos familiares), sin discriminación de ningún tipo, apenas surjan situaciones de acoso escolar.

Para finalizar, nuestros hijos necesitan saber que, si sufren alguna forma de acoso, nosotros como padres los apoyaremos y sus maestros los entenderán y defenderán. Los chicos necesitan saber que, pase lo que pase, un adulto de confianza saldrá en su auxilio. Decile a tus hijos que te cuenten de inmediato si alguien los maltrata o molesta, o si están agrediendo a un compañero.

- Pediles que te cuenten lo que vieron si son testigos del bullying.

- Podemos prevenir estas conductas a través de la educación y la difusión.

- ¡No te calles! Denunciá los casos aunque no seas la víctima.

- Exigí hacer uso de la mediación escolar para resolver el problema.

- Preparate mejor para manejar cualquier conflicto en el futuro.

Todos podemos hacer algo para detener esto. Lo más importante es que no nos quedemos en silencio. ¡Entre todos podemos hacer la diferencia y ponerle un alto al bullying!

Suscribite al Newsletter

Formulario de búsqueda